Ovino

cordero-merino ganado-merino-en-cercado ganado-ovino ganado-trashumante oveja-y-cordero-merino oveja-y-corderos-merinos ovejas-con-cabras-pastando ovejas-merinas-negras ovejas-merinas-pastando ovejas-merinas ovejas-pastando rebaño-al-refugio-de-un-árbol rebaño-de-ovejas-con-carnero rebaño-de-ovejas

 

 

El ganado ovino, debido a su forma de pastar y siempre que su manejo sea el adecuado, es el que mayores beneficios aporta a la dehesa.

Se alimenta de forma menos “agresiva” que el resto de las especies ganaderas, conservando los pastos y el arbolado. Su hábito de caminar mucho, ayuda a evitar que se esquilme siempre la misma zona, contribuyendo a la diseminación de semillas y a la fertilización de grandes superficies.

La raza de ovino por excelencia en la dehesa es la Merina. Esta oveja tiene una buena capacidad para la producción de carne; esta cualidad es a veces mejorada mediante el cruce con machos de razas cárnicas que también provienen del antiguo tronco merino. En ocasiones también se cruzan con razas extranjeras, para mejorar la producción de corderos.

Los productos del cordero procedentes de la raza merina están avalados en Extremadura por la Indicación Geográfica Protegida Corderex (Cordero de Extremadura).

La oveja es también explotada para la producción de lana y queso, aunque en menor medida que para la producción de carne.

La raza merina tiene una baja producción de leche, de excelente calidad, lo que hace de sus quesos un producto exquisito y singular.

El Queso de la Serena y la Torta del Casar, producidos en Extremadura y con Denominación de Origen, son quesos de pasta blanda a semidura elaborados por coagulación de la leche cruda de la oveja mediante el uso de un cuajo vegetal procedente del cardo Cynara cardunculus.